Se ha operado el culo cuatro veces para que sea el más grande del mundo

Natasha Crown, una sueca de 25 años, se ha propuesto tener el culo más grande del mundo. Tras cuatro operaciones para aumentarlo, cree que todavía no lo tiene suficientemente grande, aunque cada vez acumula más seguidores en sus redes sociales que admiran su trasero.

Natasha Brown tiene como objetivo conseguir el culo más grande del mundo. Para ello, esta sueca de 25 años se ha sometido a 4 operaciones de cirugía estética para agrandarlo, aunque cree que todavía no es suficientemente grande: “Lo primero que hago cada mañana al despertarme es mirarme el culo. Quizá tengo dismorfia corporal o algo así, pero no lo veo suficientemente grande”.

¿Cómo lleva hacerse mayor?
Muy bien, porque la otra opción ya sabes cuál es… la muerte, y no la quiero. Así sigues viviendo, teniendo trabajo y muchas cosas por las que seguir funcionando. Otra cosa es que digas: “es una putada hacerse mayor”. Pues también, pero como no te haces mayor de la noche a la mañana, pues no pasa nada, te vas acostumbrando.

En cuanta a la cirugía… ¿está a favor?
Quien quiera operarse, a mí me parece estupendo. Ahora bien, yo no estoy operada y estoy encantada con mis defectos, que están conmigo desde hace mucho tiempo.

Pero algún truco tendrá para cuidarse, aunque sea en casa.
Me cuido limpiándome muy bien la cara, poniéndome cremas, comiendo sano… pero nada más, tengo muy buena genética. Además, es que no paro en casa, estoy todo el rato fuera, afortunadamente.

¿Eso se lo han reprochado alguna vez?
No. Todas las mujeres decimos que es terrible compaginar una vida familiar con el trabajo, pero esto es así. Mis hijos no me lo han reprochado nunca.

La actriz porno argentina Sabrina Sabrok no bromeaba a finales de noviembre cuando anunció que se operaría para tener el trasero más grande del mundo y romper el récord Guinness. Antes del Año nuevo ya presumió los resultados de la cirugía plástica.

La semana pasada entró a quirófano y en su recuperación habló con Infobae para explicar que mandó a hacer los implantes especialmente para ella porque los convencionales “son mucho más chiquitos. Cada implante pesa 2 kilos”.

“A mí me encanta operarme y siempre busco hacerme más, me da cierta emoción la anestesia y el hecho de lo extremo, saber que voy a despertarme y voy a estar totalmente cambiada. No siento miedo ya“, dijo la modelo después de su cirugía número 53.

Comments are closed.

Translate »